La ruina.

20140324-221838.jpg

Poco a poco los ladrillos quiebran.
Los cimientos no aguantan.
Las grietas se hacen visibles.
Azulejos rotos esparcidos.

El sol sigue brillando como si nada.
El viento sopla.
La fría noche aguarda.
Inexorable.

Miradas de curiosos que se clavan
Como máquinas de demolición.
Nadie se detiene a preguntar.
Eres una ruina. Nada más.

la ruina. Víctor Fandiño

Lunes sagrado.

20131104-083338.jpg

Un sol,
cubierto por la espesa secreción de la ciudad.

Una ciudad,
moribunda por no poder ver el sol.

Arterias de caminantes dormidos.
Las piernas han memorizado el camino.
Ojos tristes. Somnolientos.
Bocas cerradas. No entran moscas.

El ritual de la vida ha empezado.
Lunes sagrado.
Decepcionante regalo.
Incoherente mandato.

Despierta el sueño escondido.
Quiere salir y gritar.
Unas alas para volar.
Un escape a otro sitio.

El ritual de la vida ha empezado.
Lunes sagrado.
Decepcionante regalo.
Incoherente mandato.

Lunes Sagrado. Víctor Fandiño.

El dedo en la herida.

Imagen

 

 

A una persona no se la conoce hasta que no te hace daño. Hasta que no sientes esa punzada en el costado. 

Al principio todo son buenas intenciones. Abrazos. Saludos. Letras envueltas en papel de regalo. Te alagan. Te cortejan. Pavos Reales gluguteando. 

Luego llega la apatía. El desplazamiento. La anulación. El desprecio.

No contentos con ello llega la fase del dolor. El daño. La herida. El dedo.

El dedo en la herida hasta llegar bien dentro. 

El dedo en la herida. Víctor Fandiño.

 

El desprecio del poderoso.

20130411-225312.jpg

Esa mirada que jamás se clava en tu persona. Unas palabras vacías que ni siquiera quiso compartir.
Un plano superior inalcanzable.
La mueca de mecenas de la vida.
Deber vidas. Perdonar existencias.
Feudalismo del hambre y del miedo. Espadas de créditos y catapultas hipotecarias.
Las manos atadas al miedo. Una vida que superar.
La altura máxima con aire respirable. Entre olor a mierda de gigante. La montaña de estiércol.

El desprecio del poderoso. Víctor Fandiño.

Humo.

20121205-153824.jpg

A lo lejos se ve al sol luchando contra la noche. Como cada día. Por mucho tiempo.

Humo. Víctor Fandiño.

Intentando ser.

20121205-144422.jpg

Me despierto con la sensación de no haber descansado. Las sábanas pesan. Las almohadas son ladrillos. Hace frío. Un frío que se ha pegado a mi espalda y que no quiere irse. La cafetera escupe humo. Pan tostado y aceite de oferta. Ahora que lo pienso, el pan también es de oferta. La radio chilla. La televisión insulta. Crisis. Crisis. Crisis. Cigarrillo de liar y una ducha templada. Con las botas puestas las cosas tampoco es que se vean diferentes. ¿Qué hago hoy?. Lo mismo de ayer: intentar ser. No ser no es una opción. No ser no es una posibilidad. Hay que ser y ser con fuerza.
La cafetera escupe humo. La radio chilla. La televisión insulta. Crisis. Crisis. Crisis.

Intentando ser. Víctor Fandiño.

Funambulista.

20121027-201944.jpg

He oído el gemido de la polea y he salido a la ventana. La cuerda verde tiembla con el contacto de tus manos. Tú me miras y te ríes. Yo me río mientras te miro. No hay palabras. Como siempre. Tu ventana se cierra. La cuerda verde deja de temblar. La polea calla. Me quedo observando la cadeneta multicolor que cruza de tu ventana a la mía. Huele a jazmín. Cierro la ventana.
A veces sueño con cruzar ese puente. Como un funambulista. Llegar a tu ventana.
He oído el gemido de la polea y he salido a la ventana. La cuerda verde tiembla con el contacto de unas manos. No conozco esos ojos. No hay risas. Como nunca. Tu ventana se cierra. La cuerda verde deja de temblar. La polea calla. Se terminaron las fiestas del barrio. Huele a Madrid. Cierro la ventana.
A veces sueño con que me caigo del alambre. El público grita mientras se lleva las manos a la cara. No pude llegar a tu ventana.

Funambulista. Víctor Fandiño.

Pure Love.

20120608-120551.jpg

La vida duele. Duele por el mero hecho de que sólo existe durante unos años. Algunos duran más. Otros menos. La cuestión es pasar el tramite de la mejor manera posible. El amor no ayuda a ello.
El amor es una técnica de aceptación de la vida. ¿Qué sentido tendría la vida si no amas?. O aún mejor, ¿si no eres amado?.
Aceptamos esta herramienta inoculada en nuestro interior culturalmente. La aceptamos con los ojos cerrados. Hay que amar. Tenemos que amar. Consignas vilmente bombardeadas en el cine, la televisión, las canciones, la literatura… Y vamos por el mundo como dianas humanas dispuestos a ser alcanzados por el amor.
Desdichados seres enamorados que sufrirán el azote de la cara oculta del amor. Sufrirán por anhelar aquello que no existe. Buscarán una y otra vez. Lo intentarán una vez más. “La ultima, lo juro”. Se repiten una y otra vez. Una y otra vez. Hasta la extenuación. Hasta desencantarse. Hasta conformarse.
Amor puro. Si existió se extinguió.

Pure Love. Víctor Fandiño.

Secuencias perdidas.

20120528-204434.jpg

Perdidas en un cajón. Acumulando polvo en el escritorio. Solas y sucias. Dentro de la carpeta /Guiones/ que está centros de /Mis Documentos/. Ahí se encuentran.

Nadie las leyó.

Quieren salir y dar la cara. Saber si son escoria o merecen la emoción del lector/espectador.

Secuencias perdidas. Víctor Fandiño.

Tiempo.

Hacía mucho tiempo que no se veían. Tanto que no recordaban como sonaban sus pieles al acariciarse. Igual era demasiado tiempo. Tiempo, que curioso.

Hubo un tiempo en que se amaron. Se amaron tanto que se olvidaron de sí mismos. Él era ella y ella era él. Uno solo. Un alma. Unas mismas manos. Un mimo corazón.

Con el tiempo todo se fue desdibujando. Igual que cuando no has dormido y a la mañana siguiente no sabes si lo que ves es real o no. Igual que cuando se derrama un vaso de agua en una carta escrita a mano.

Con el tiempo se fueron acostumbrando. La costumbre hizo que llegara el dolor. Del dolor se pasó al odio. Del odio a la indiferencia. Y todo ello por culpa del tiempo.
El inexorable tiempo. Un tiempo que juraron compartir hasta el fin de los tiempos.

Tiempo. Víctor Fandiño.

Blog de WordPress.com.